PROGRAMA DE INTERVENCIÓN LOGOPÉDICA EN EN LENGUAJE ORAL PARA NIÑOS/AS DE 4-5 AÑOS EN UN CENTRO ESCOLAR


0.- JUSTIFICACIÓN.

El lenguaje oral está presente en la comunicación de las personas desde el momento del nacimiento, por ello la familia y el entorno más cercano serán los pilares que proporcionen las primeras experiencias para que el lenguaje sea vivo y variado.

Cuando no existe relación y comunicación entre niño y adultos, el desarrollo de las capacidades comunicativas se detiene, por lo que, aparte de disponer de facultades biológicas para el habla, el niño ha de contar con un medio social adecuado, ya que la afectividad juega un papel importante en la adquisición del lenguaje. El deseo o no de comunicarse viene determinado por unas relaciones positivas o negativas con las personas próximas (Gumuzio, 1996).

El centro escolar con la figura del logopeda tiene un importante papel en el desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje, en especial cuando en la familia está empobrecido. El  logopeda junto con los maestros va a tener un papel primordial en este aprendizaje, al igual que la influencia de los otros niños va a ser decisiva (Gumuzio, 1996).

Nuestro objetivo es que el niño continúe adquiriendo de la forma más adecuada el lenguaje oral en todas sus dimensiones, forma, contenido y uso. Conscientes de la importancia que su correcta adquisición tiene para el desarrollo personal.

La intervención logopédica es fundamental por:

  • Necesidad de intervenir lo antes posible dada la plasticidad neuronal y las posibilidades de estimulación a edades tempranas.
  • Importancia del área del lenguaje (tracto bucofonatorio, deglución, expresión oral). como herramienta de desarrollo de la comunicación, cognitiva, social, madurativa, etc.
  • La etapa de educación infantil es el momento crucial para el desarrollo y expansión del lenguaje por ello tiene una labor muy importante para detectar, prevenir y compensar dificultades que incidan en la evolución comunicativa infantil (Rodríguez, 2008).
  • Necesidad de aportar a los demás profesionales y a la familia el asesoramiento adecuado que aporta la Logopedia.
  • Uso del lenguaje oral como medio de comunicación en diferentes situaciones.
  • La lengua oral como medio de comunicación, información y disfrute.

El aprendizaje del lenguaje oral requiere un grado de motivación, interacción con otras personas, una técnica,…

Hay áreas relacionadas directamente con la adquisición del lenguaje que es preciso estimular, ya que abarcan todos los aspectos que inciden en la evolución del habla. En concreto, tiene gran importancia la psicomotricidad. Además de la psicomotricidad, básica para un desarrollo equilibrado, se deberán desarrollar una serie de actividades ligadas directamente a la expresión oral, como son las “narraciones”, “las dramatizaciones o juegos sencillos de rol”, los “juegos de palabras”, “adivinanzas”, “canciones”, “poesías sencillas”…. Hay que tener en consideración que en las escuelas infantiles, hasta los seis años, las actividades orales deben ocupar un alto porcentaje del tiempo (Gumuzio, 1996).

Con ello, el logopeda tiene un instrumento ordenado que le ayudará en su trabajo en el ámbito de la comunicación y a la vez realizará una labor preventiva para evitar los pequeños trastornos del habla, de origen funcional, que más comúnmente se suelen encontrar en los escolares. Igualmente, será de gran utilidad para trabajar el lenguaje oral con alumnos con necesidades educativas que presenten problemas en esta área (Gumuzio,1996).

1.- EVALUACIÓN

Ante una demanda inicial en el CEP X, hemos encontrado  la siguiente situación general:

– Los niños de 4/5 años ven la tv una media de 3 horas los días laborables y más de 6 los días festivos. La tv no estimula el lenguaje oral, más bien lo bloquea.

– El número de horas que los pequeños están jugando a videojuegos (DS, XP, Game boy, Wii, Online) se está incrementando. Lo más usual es que no hay interacción oral con otros jugadores.

– La cantidad y calidad de las interacciones orales con los pequeños en el hogar es reducida y en el centro educativo debe programarse.

– En muchas ocasiones, por falta de horario, es imposible poder atender todas las aulas de infantil.

– Necesidad de asesorar a muchos profesionales de la educación e incluso a los familiares  que quieran jugar con sus hijos en casa favoreciendo su lenguaje.

– Existen muchos niños cuya lengua materna no es el castellano y no están familiarizados con el idioma. Así, se Posibilitará mediante el uso del lenguaje oral, la integración social y educativa de los niños.

2.- OBJETIVOS

Objetivos generales:

  • Prevenir las alteraciones lingüísticas a edades tempranas.
  • Detectar las posibles dificultades.
  • Estimular el desarrollo del lenguaje oral favoreciendo la comprensión y la expresión.
  • Potenciar la comunicación, la expresión de sentimientos, deseos y emociones y avanzar en la desinhibición para hablar en público.
  • Estimular el habla y ofrecer buenos modelos a imitar.
  • Ayudar o colaborar para compensar y paliar dificultades.
  • Favorecer el uso del lenguaje oral como instrumento de comunicación y representación.
  • Crear y estimular el desarrollo de situaciones de comunicación respetando las normas propias de la comunicación, siempre usando el juego como estrategia lúdica y creativa del lenguaje.
  • Favorecer mediante situaciones diversas, el desarrollo de las principales habilidades y funciones lingüísticas.

Objetivos específicos que se podrían incluir para cada una de las actividades tomados de Rodríguez (2008):

  • Facilitar el tono adecuado de aquellos órganos que intervienen en la fonación.
  • Concienciar al niño de la importancia que tiene la higiene nasal en la respiración.
  • Conseguir adecuada intensidad, direccionalidad y control en el soplo.
  • Desarrollar la motricidad fina que afecta a los órganos articulatorios de forma que el niño pueda adquirir la agilidad y coordinación necesarias para hablar de una forma correcta.
  • Desarrollar la capacidad de percibir y desarrollar distintos sonidos.
  • Discriminar  y producir sonidos, fonemas y palabras.
  • Conseguir el desarrollo de un sistema fonológico adecuado a su edad.
  • Estimular el placer de comunicar por medio de la palabra, en los distintos ambientes en los que se desenvuelve el niño.
  • Ampliar el vocabulario del niño.
  • Adopción de hábitos de higiene vocal, facilitar la resonancia correcta, conseguir un inicio vocal adecuado, facilitar las variaciones de tono y las inflexiones de la voz y conseguir un tono vocal adecuado.
  • Favorecer  emisiones orales con una prosodia correcta.
  • Articular correctamente fonemas, sinfones y palabras e integrarlos en el lenguaje espontáneo.

3.- CONTENIDOS

A continuación se presentan los contenidos del programa adaptados de Acín, Ariza y Terrén (2006):

BASES FUNCIONALES DIMENSIONES DEL LENGUAJE PROCESOS COGNITIVOS Y LINGÜISTICOS
AUDICIÓN APARATO FONADOR FORMA CONTENIDO USO Sensación y percepción táctil, auditiva y kinestésica.Percepción espacial, corporal y temporal.Memoria explicita auditiva y visual.Asociación visual y clasificación.Simbolización y conceptualizaciónEnumeración, descripción e interpretación.Imaginación y creatividad.
Discriminación auditiva de ruidos y sonidos.Discriminación auditiva de cualidades del sonido.Asociación auditiva de estímulos auditivos y visuales.Discriminación auditiva de fonemas.Desarrollar la memoria auditiva.Identificar sonidos usuales de la naturaleza, de animales, de objetos, hechos y fenómenos de la vida diaria y humanos Respiración y soplo.Habilidad motora de lengua y labios.Voz y elementos prosódicos del habla: entonación y ritmo. FONOLOGÍA SINTAXIS Amplitud de vocabulario.Establecimiento de categorías semánticas. Adqusición y uso de las funciones del lenguaje y comunicación.Competencia conversacional.Expresión oral de mensajes, hechos, sentimientos y vivencias
Vocalización.Adquisición del sistema fonológico.Fluidez articulatoria. Longitud de la frase.Complejidad de la frase.Desarrollo sintáctico.

4.- METODOLOGÍA

La metodología empleada se basará en el enfoque significativo por lo que partirá del nivel de desarrollo del niño y de sus conocimientos previos, proporcionando situaciones de aprendizaje que tengan sentido para los alumnos de manera que resulten motivantes. A su vez el enfoque metodológico será lúdico, interactivo y participativo, propiciando un clima de comunicación que favorezca la creatividad y el aprendizaje.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la flexibilidad organizativa en la intervención, que implica la adaptación de las actividades en función de la motivación de los alumnos, de las necesidades de la evaluación continua por la consecución o no de los objetivos propuestos y de la improvisación que pueda surgir durante el desarrollo del programa.

Los distintos aspectos programados nunca se trabajarán de forma aislada, sino conjuntamente: aspectos fonológicos, morfosintácticos, semánticos y pragmáticos. No es necesario reeducarlos directamente, sino aprovechar cualquier situación (Rodríguez, 2008). Se debe partir de su lenguaje, del vocabulario más próximo a su experiencia directa, facilitándole su utilización tanto a nivel escolar como familiar. Es necesario crear un clima de confianza para favorecer la participación activa de los niños. Los ejercicios son convenientes cambiarlos en cada sesión, haciendo variantes en ellos. El programa será abierto y se añadirán nuevas actividades adecuados a la situación en las que se encuentren los niños (Rodríguez, 2008).

Será necesario un trabajo más detallado y específico en pequeños grupos o individualmente que permita al logopeda observar las dificultades individuales e introducir las modificaciones o correcciones adecuadas a las necesidades de cada niño. Cuando los alumnos lo requieran trabajaremos en pequeños grupos de apoyo de 2 ó 3 alumnos, pero generalmente trabajamos en gran grupo clase de 25-30 menores. Convendrá que el logopeda explique las actividades, de modo  que sirva a los niños para familiarizarse con la actividad.

En la planificación de las actividades tendremos en cuenta el criterio evolutivo del alumno, partiendo de las capacidades adquiridas y creando expectativas ajustadas a su evolución. La pauta a seguir en la secuencia tanto de las sesiones como de las actividades, se basará en la progresividad de dificultad creciente, descomponiendo las tareas en pasos para facilitarle la adquisición de las mismas.

Debemos regular y graduar las actividades de forma que, de modo general,  los menores consigan obtener la sensación adecuada, discriminar distintos tipos de sensaciones, percibir y dar respuestas simples y complejas a las sensaciones más importantes que participan en el lenguaje oral.

Todas las sesiones comenzarán con ejercicios de relajación y respiración para facilitar el ambiente de trabajo y la concentración.

Se creará un ambiente agradable y motivador que fomente una actitud de colaboración  y participación. Utilizaremos refuerzos positivos de tipo social para adquirir el aprendizaje y motivar a los alumnos/as (ejemplo: ¡lo has hecho perfecto!).

El programa de prevención y estimulación del lenguaje oral se aplicará dos días por semana durante las semanas de todo el curso escolar hasta el 15 de Junio, ya que es obvio que el logopeda no va poder acudir todos los días. La duración de las sesiones será de cuarenta y cinco minutos. Las actividades propuestas tendrán una duración variable, teniendo en cuenta que no deben exceder de diez  o quince minutos aproximadamente.

Utilizaremos diversos espacios para desarrollar el programa, dependiendo del tipo de actividad: el aula ordinal, el aula de psicomotricidad, el gimnasio y otras instalaciones del Centro Educativo.

Consideramos muy importante que exista una estrecha coordinación y relación con el tutor de educación infantil para poder conseguir los objetivos propuestos en el programa (Rodríguez, 2008).
5.- ACTIVIDADES

5.1. RELAJACIÓN

A través de la relajación, el cuerpo pasa a ser una realidad experimentada que proporciona una vivencia tranquilizadora y la confianza y seguridad que el niño/a necesita evitando la ansiedad que sólo crearía dificultades.

De modo específico, la tensión y rigidez muscular que transmite a los órganos articuladores bloquearía e impediría la expresión correcta, así que sería necesario iniciar las sesiones con ejercicios de relajación que permitan la distensión tónica necesaria pra lograr la movilidad y el control de los órganos de articulación.

Así que podríamos dividir la relajación en dos bloques:

1.- Relajación global del cuerpo.

2.- Relajación de los órganos específicos de articulación.

Estas actividades se realizarán en el gimnasio. Materiales: alfombra, esterillas y cojines. Cds de relajación. Método de relajación progresiva de Jacobson. Entrenamiento Autogeno.

Actividades adaptadas de Rodríguez (2008):

a) Relajación global:

Duración: 20 minutos.

El niño se acomoda en el suelo, sobre el esterillo u alfombra. Se cierran las luces y las ventanas de la clase, suena la música y todos se van callando para descansar. Es importante llegar al silencio total, pero no de forma impuesta, sino como necesidad de descanso. Este ejercicio puede realizarse diariamente.

Nos tumbamos boca arriba, cerramos los ojos, y relajamos todos los músculos de nuestro cuerpo sintiendo como todo entero se desinfla como un globo. Cogemos todo el aire que podamos por la nariz, hasta llenar los pulmones y lo soltamos muy despacio por la boca.  Este ejercicio lo repetimos dos veces.

Sin abrir los ojos, imaginamos que estamos tumbados en la playa, la arena es suave y caliente. Escuchamos el sonido de las olas, que suben y bajan al ritmo de nuestra respiración. Tumbados en la playa, intentamos dejar huella de nuestro cuerpo en la arena: apoyamos la cabeza en el suelo, hombros, brazos, manos, dedos, piernas…

La relajación progresiva de Jackobson se puede utilizar como relajación global, relajando todos y cada uno de los segmentos que consta nuestro cuerpo.

b) Relajación especifica de los órganos de articulación:

Duración: 20 minutos.

ü  el partido de tenis: movemos el cuello de izquierda a derecha.

ü  sonrisas de oreja a oreja: intentamos una sonrisa lo más amplia posible. volvemos a la posición inicial.

ü  contemplación del suelo y el techo: miramos al suelo. miramos al techo. alternamos.

ü  morritos de cerdo: juntamos con fuerza los labios,  proyectándolos hacia adelante

ü  la boca del león: abrimos la boca todo lo que podamos. poco a poco la cerramos

ü  la puerta cerrada: cerramos la boca presionando con fuerza los labios. relajamos.

ü  muecas: jugamos con los músculos de la cara y   recreamos todo tipo de personajes, animales…

ü  cara de besugo: abrimos la boca y dejamos caer la lengua durante unos segundos.

ü  cara inflada:  inflamos los mofletes . presionamos con fuerza sobre la cara con el dedo corazón.

ü  cara de enfado:  ponemos cara de enfado. contraemos los músculos de la frente, mejillas, labios y mandíbulas.

ü  enjuagar la boca:  después de lavar los dientes, los enjuagamos, inflando y desinflando las mejillas

ü  el biberón: imitamos el movimiento de succión que se realiza al tomar el biberón.

ü  La vaca rumiadora: masticamos exagerando los movimientos de la mandíbula. con la boca cerrada y con la boca abierta

5.2. RESPIRACIÓN

Dada la relación directa que existe entre la respiración y el habla, es necesario incluir ejercicios de respiración con la finalidad de conseguir una capacidad respiratoria adecuada, corregir malos hábitos, lograr un buen control sobre la propia respiración, dada la influencia vital que tiene sobre todo el organismo.

La técnica respiratoria producen gran cantidad de beneficios, por eso es fundamental la correcta respiración del niño para regular la acción cardiaca y la mejora de la circulación sanguínea, prevenir trastornos del aparato respiratorio, tonificar la musculatura del aparato respiratorio y combatir el nerviosismo propio de muchos niños y niñas.

Para logar que estos ejercicios se realicen de una forma adecuada, la maestra en todo momento tiene que estar atenta para dirigirles el juego o corregirles. Será la primera que realiza estos juegos para que por observación e imitación los niños y niñas lo ejecuten después.

Las actividades de respiración la podríamos dividir en los siguientes tipos de ejercicios:

  • Ejercicios para la toma de conciencia del tipo de respiración.
  • Ejercicios para el desarrollo de la inspiración nasal.
  • Ejercicios para el desarrollo espiratorio.
  • Ejercicios de soplo.

Actividades adaptadas de Orientación Andújar (2014):

Actividad 1: Inspirar y espirar por la nariz y la boca.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Vamos a jugar a imitar. Bien, yo hago una cosa y vosotros me imitáis:

–          Ahora cojo aire por la nariz (como al oler una flor), inspiración lenta, e inclino la cabeza despacio hacia atrás. Ahora vosotros.

–          Después expulso todo el aire por la boca hacia fuera (como al soplar una vela), bucal y lentamente, y voy bajando suavemente la cabeza. A ver cómo lo hacéis todos.

Fijaos bien: cuando cogemos el aire, se nota fresco en la nariz, en 1a garganta, en el cuello. Cuando expulsamos el aire, si ponemos la palma de la mano frente a la boca, vemos que está caliente. Nosotros somos capaces de calentar el aire en nuestros pulmones.

Actividad 2: Inspirar y espirar por la nariz.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Hoy podéis imitarme de nuevo.

–          Cojo aire por la nariz (como al oler una flor), inspiración lenta, y levanto los hombros hacia arriba. Ya podéis imitarme.

–          Ahora saco todo el aire por la nariz (como al soplar una vela), espiración lenta, y voy bajando los hombros.

–          Y también el aire que sale de la nariz está caliente, se ha calentado en nuestros   pulmones.

Actividad 3: Hacer gárgaras.

Duración: 10 minutos. Materiales: Agua y vaso de plástico.

Desarrollo de la actividad: Vamos a aprender a hacer gárgaras. Fijaos cómo lo consigo yo: bebo agua, y sin tragarla, la muevo en la boca, junto a la garganta. Luego la echo fuera. Vamos al patio cada uno con su vaso y allí podremos practicar.

Actividad 4: Limpiarse la nariz.

Duración: 5 minutos. Materiales: Pañuelos de papel.

Desarrollo de la actividad: Todos sabéis sonaros. Vamos a probarlo con este pañuelo. ¡Muy bien!, primero una ventana de la nariz y luego la otra. Ahora vamos a aprender a limpiarnos la nariz con cuidado, pues aunque nos hayamos sonado bien siempre queda polvo. Veamos, con  el  dedo  tomamos una  puntita del  pañuelo, y  así  liado,  lo introducimos con cuidado en la nariz. Limpiamos el polvo de un agujero y luego del otro. Doblamos el pañuelo, dejando dentro la parte sucia y lo tiramos a la papelera.

Actividad 5: Inspirar y espirar aire por la boca, con un ritmo rápido.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Vamos a tomar aire por la boca y a expulsarlo enseguida, también por la boca. ¿Quién siente frio cuando entra el aire? ¡Claro, todos! Porque el aire que viene de fuera esta  frío. Pero ¿qué pasa cuando sale de la boca? Vamos a comprobarlo poniendo la mano delante. Ahora está caliente. Recordemos que el aire se calienta en los pulmones.

Actividad 6: Soplo a dos carrillos.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad : Soplamos todos con fuerza, hinchando bien de aire los dos carrillos, y para saber que no queda nada de aire en la boca, al final lo acabamos de expulsar apretándonos las mejillas con las manos. Para ello, podemos imitar a un globo cuando se hincha y cuando se deshincha.

 

Actividad 7: Sostener un objeto mediante el soplo.

Duración: 10 minutos. Materiales: Pañuelos de papel y mesa.

Desarrollo de la actividad: Cada uno de nosotros tenemos un pañuelo pequeño. Lo dejamos sobre la mesa. Si soplamos de lado, de forma que el aire pase entre la mesa y el pañuelo, el pañuelito se mueve como las olas, pero si soplamos encima, el pañuelo está quieto y no se mueve. Nuestro soplo es como un clavo que lo fija a la mesa. Pero, ¡más difícil todavía!, vamos a  hacer lo  mismo aguantando el  pañuelo contra la  mesa ¿Podemos conseguirlo? ¡Premio al que lo haga!

 

Actividad 8: Levantar un objeto mediante el soplo.

Duración: 10 minutos. Materiales: Tiras de papel y cuerda.

Desarrollo de la actividad: Vamos a atar una cuerda a dos extremos de la clase, a una altura que no sobrepase nuestras cabezas. Nos ponemos delante de la cuerda por parejas. Un niño/a sostiene una tira de papel delante de su compañero. Cuando se da una señal, los niños que tienen ante sí la tira de papel soplan fuerte, hasta que logran pasarla por encima de la cuerda. Los que no lo logran al dar la señal de final de tiempo, quedan  eliminados. Entra  un  nuevo  grupo  y  compite de  la  misma  forma.  Así sucesivamente hasta que han jugado todos los niños. Entonces se organiza la final con todos los ganadores y se compite de nuevo subiendo ligeramente la altura de la cuerda, hasta que por sucesivas eliminatorias se llega a la selección de un campeón. Este juego resulta muy divertido y puede repetirse en varias ocasiones.

 

Actividad 9: Mover un objeto con ayuda del soplo.

Duración: 10 minutos. Materiales: Algodones pequeños o bolitas de papel de seda y circuito de carreras hecho sobre un folio pegado con cinta adhesiva en la mesa. Podemos jugar con el ancho del camino, que sea recto, con alguna curva, «

Desarrollo de la actividad: Este algodón o bolita de papel se encuentra al principio del camino dibujado en  el  folio y  debe llegar al  final del  camino sin  salirse. Para conseguirlo debes soplar muy despacito. Lo conseguiréis  mejor haciendo un pequeño orificio con tus labios al soplar.

Actividad 10: Encestar un objeto mediante el soplo.

Duración: 10 minutos. Materiales: Bolas de papel.

Desarrollo de la actividad: Se colocan bolas de papel encima de la mesa, y debajo de ella, en el borde mismo, unos cubos. El juego consiste en que cada niño/a debe meter en el cubo el minimo de bolas que pueda solo con la ayuda de sus soplidos.

Actividad 11: Hacer burbujas.

Duración: 10 minutos. Materiales: Un vaso con agua y una pajita.

Desarrollo de la actividad: Cada niño/a tiene su vaso con agua y su pajita. Se le pide que sople. El niño/a descubre que se producen burbujas en el agua. Es un juego muy divertido que les entretiene durante mucho tiempo.

Actividad 12: Soplar el matasuegras.

Duración: 5 minutos. Materiales: Matasuegras.

Desarrollo de la actividad: Para tocar este instrumento, que se llama matasuegras, hay que soplar con mucha fuerza para conseguir que suene. Veamos cómo lo hacéis. ¡Muy bien!

 

Actividad 13: Dirigir un objeto hacia su objetivo mediante el soplo.

Duración: 10 minutos. Materiales: Pelotas de ping-pong.

Desarrollo de la actividad: Vamos a jugar al fútbol con estas pelotas ligeras. Nos emparejamos de dos en dos. Nuestra mesa seria el campo de juego. Un árbitro dejará la pelota en el centro del campo y en este momento los dos jugadores, con las manos atrás y solo la ayuda de sus soplidos, van a intentar meter gol a su contrincante. El árbitro cuenta los tantos y cuando finaliza el tiempo se aplaude a los vencedores.

 

Actividad 14: Oler el aroma.

Duración: 5 minutos. Materiales: Un frasco de colonia.

Desarrollo de la actividad: Vais a pasar de uno en uno por delante de mí y os iré echando un poco de colonia en las manos. Luego la oleremos. ¡Ummmmm, qué bien huele! ¿Quién puede oler? Claro, la nariz. ¿Puede oler la oreja, y la boca, y el ojo?… No, solo puede oler la nariz.

Actividad 15: Distinguir los distintos aromas.

Duración: 10 minutos. Materiales: Esencias de olores diferentes (naranja, limón, rosa, chocolate).

Desarrollo de la actividad: Echamos en tres vasos de agua unas gotas de cada una de las esencias. Vendamos los ojos a unos cuantos niños y hacemos que pasen por delante de los vasos y distingan solo por el olor cada uno de ellas. También podemos mojar tiritas de papel, una para cada uno, con las distintas esencias y que cada uno diga cuál es la suya.

Actividad 16: Respiración costal.

Duración: 5 minutos

Desarrollo de la actividad: Vamos a aprender a respirar siempre por la nariz y para que os sea fácil haremos cada día, cinco o seis veces, un ejercicio de estos:

Inspirar al tiempo que ponemos los brazos en cruz. Espirar al tiempo que bajamos los brazos (3 tiempos).

Inspirar al tiempo que nos ponemos las manos en la cabeza. Espirar mientras bajamos las manos (3 tiempos).

Inspirar mientras levantamos los brazos en alto con las palmas mirando hacia adentro. Espirar mientras los bajamos (3 tiempos).

5.3. Discriminación auditiva.

La discriminación auditiva es imprescindible para diferenciar los fonemas (sonidos de las letras). La enseñanza de la expresión oral en estas edades, tiene como objetivo principal el desarrollo de las capacidades previas al lenguaje oral y que requiere una adecuada percepción auditiva que permita un correcto descifrado e interpretación del mensaje (García, 2013).

El adecuado desarrollo auditivo permite al niño organizar su entorno sonoro, al percibir sonidos de naturaleza diversa y una amplia variedad de hablas humanas con diversidad de rasgos fónicos y fonémicos, y recibir con claridad los mensajes verbales. Los niños pueden tener dificultades para diferenciar sonidos, teniendo una adecuada capacidad auditiva (García, 2013).

Es necesario trabajar este aspecto utilizando el juego para ello. Una correcta  discriminación auditiva  no sólo ayuda al lenguaje oral, sino también sienta las bases para la lectoescritura.

En la discriminación fonética ha de trabajarse conjuntamente la fonética y articulación. Aunque a nivel conceptual puedan considerarse independientes, en el uso cotidiano del lenguaje ambos aspectos se dan conjuntamente.

Es muy importante que mediante estas actividades los niños adquieran las facultades de discriminar e identificar fonemas (vocálicos y consonánticos) aislados, a comienzo, en medio o a final de palabra y palabras de sonoridad parecida, que reconozcan palabras que empiezan o terminan por un determinado fonema, saber separar las sílabas de una palabra y reconocer palabras que tienen una misma sílaba (inicial, final o en medio). Y por último, recordar el sonido que falta en una serie con respecto a otra dada anteriormente, que identifiquen el sonido añadido a una serie dada y recordar melodías sencillas.

En las primeras actividades, después de la presentación de un fonema, el logopeda enfatizará la pronunciación de éste, ayudando así al niño a su discriminación. Progresivamente irán disminuyendo estas ayudas. No debe olvidarse, en la realización de cualquier actividad, que la recepción auditiva es el primer paso para llegar a la comprensión del lenguaje oral. Esta vertiente comprensiva ha de estar presente, siempre que sea posible, en todas las actividades. El trabajo con fonemas o sílabas aisladas ha de dar paso rápidamente a la ejercitación con palabras.  En la elección de grupos fónicos o sílabas a discriminar se intentará buscar aquellas que posean significados, así como en la selección de palabras se tendrá en cuenta el vocabulario de uso común y del entorno cercano al niño.

Actividades (adaptadas de Acín, Ariza y Terrén, 2006):

Actividad 1: El saco de las palabras.

Duración: 10 minutos. Materiales: pizarra y tizas.

Desarrollo de la actividad: Se divide la clase en dos equipos. El logopeda dibuja en la pizarra dos bolsas o sacos, uno para cada equipo. Se propone a los niños: “Vamos a decir palabras que empiecen por la letra m” (por ejemplo).  Un niño de cada equipo va diciendo una palabra que empieza por ese sonido. Por cada acierto, el profesor hace una cruz dentro del dibujo del saco de uno u otro equipo. El juego acaba cuando ya no se les ocurren más palabras, ganando el equipo que más cruces tenga en el saco.

Actividad 2: Trabajo sobre fichas.

Duración: 10 minutos. Materiales: fichas con dibujos y fonemas. Colores y lápices.

Desarrollo de la actividad: El niño deberá colorear, tachar, rodear… solamente los dibujos cuyo nombre empiece por el mismo sonido inicial que el dibujo del recuadro; por ejemplo, taza (/t/). Se puede escribir la letra correspondiente al fonema. Realizar fichas similares a la anterior atendiendo al sonido final y medio de la palabra.

Actividad 3: Buscar el sonido diferente.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Proponer a los niños que averigüen si los pares de palabras que van a oír son iguales o diferentes. En caso de que sean diferentes, los niños tendrán que repetir las palabras remarcando los sonidos que sean distintos: “vas-gas”, “dan-van”, “ven-ven”, “gol-col”, “iba-iba”, “mar-mal”.

Actividad 4: Medir palabras.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Explicar a los niños que igual que hay unos lápices más largos que otros, existen palabras cortas y palabras largas. No tenemos metro para medir las palabras, pero podemos utilizar golpes o palmadas. Aclarar que cada vez que se emite un sonido es un golpe. Entonces deberán de separar las palabras con palmadas. Ejemplo: PA-TA-TA.

Actividad 5: El nuevo sonido.

Duración: 8 minutos. Materiales: cd con sonidos.

Desarrollo de la actividad: El logopeda producirá delante de los niños una serie de sonidos, reales u onomatopéyicos o mediante un cd. Por ejemplo: chucuchú, chips, tam tam… A continuación pedirá a los niños que los repitan y en el mismo orden. Les propondrá después un cambio: él volverá a repetir la serie, pero introduciendo además un nuevo sonido, y los niños tendrán que indicar el sonido añadido.

Actividad 6: Reproducir series sonoras con intensidades diferentes.

Duración: 7 minutos. Materiales: tambor.

Desarrollo de la actividad: Recordar primeramente a los niños las diferencias de intensidad (fuerte-débil) de los sonidos. Por ejemplo: el logopeda da un golpe fuerte con el tambor, comenta la intensidad fuerte y los niños responden con una palmada fuerte. Golpea después débilmente el tambor y los niños dan una palmada débil. A continuación, el logopeda hará distintas combinaciones de golpes fuertes y débiles, y los niños reproducirán con palmadas las mismas intensidades de los sonidos que han oído.

5.3. DISCRIMINACIÓN AUDITIVA

La discriminación auditiva es imprescindible para diferenciar los fonemas (sonidos de las letras). La enseñanza de la expresión oral en estas edades, tiene como objetivo principal el desarrollo de las capacidades previas al lenguaje oral y que requiere una adecuada percepción auditiva que permita un correcto descifrado e interpretación del mensaje (García, 2013).

El adecuado desarrollo auditivo permite al niño organizar su entorno sonoro, al percibir sonidos de naturaleza diversa y una amplia variedad de hablas humanas con diversidad de rasgos fónicos y fonémicos, y recibir con claridad los mensajes verbales. Los niños pueden tener dificultades para diferenciar sonidos, teniendo una adecuada capacidad auditiva (García, 2013).

Es necesario trabajar este aspecto utilizando el juego para ello. Una correcta  discriminación auditiva  no sólo ayuda al lenguaje oral, sino también sienta las bases para la lectoescritura.

En la discriminación fonética ha de trabajarse conjuntamente la fonética y articulación. Aunque a nivel conceptual puedan considerarse independientes, en el uso cotidiano del lenguaje ambos aspectos se dan conjuntamente.

Es muy importante que mediante estas actividades los niños adquieran las facultades de discriminar e identificar fonemas (vocálicos y consonánticos) aislados, a comienzo, en medio o a final de palabra y palabras de sonoridad parecida, que reconozcan palabras que empiezan o terminan por un determinado fonema, saber separar las sílabas de una palabra y reconocer palabras que tienen una misma sílaba (inicial, final o en medio). Y por último, recordar el sonido que falta en una serie con respecto a otra dada anteriormente, que identifiquen el sonido añadido a una serie dada y recordar melodías sencillas.

En las primeras actividades, después de la presentación de un fonema, el logopeda enfatizará la pronunciación de éste, ayudando así al niño a su discriminación. Progresivamente irán disminuyendo estas ayudas. No debe olvidarse, en la realización de cualquier actividad, que la recepción auditiva es el primer paso para llegar a la comprensión del lenguaje oral. Esta vertiente comprensiva ha de estar presente, siempre que sea posible, en todas las actividades. El trabajo con fonemas o sílabas aisladas ha de dar paso rápidamente a la ejercitación con palabras.  En la elección de grupos fónicos o sílabas a discriminar se intentará buscar aquellas que posean significados, así como en la selección de palabras se tendrá en cuenta el vocabulario de uso común y del entorno cercano al niño.

Actividades (adaptadas de Acín, Ariza y Terrén, 2006):

Actividad 1: El saco de las palabras.

Duración: 10 minutos. Materiales: pizarra y tizas.

Desarrollo de la actividad: Se divide la clase en dos equipos. El logopeda dibuja en la pizarra dos bolsas o sacos, uno para cada equipo. Se propone a los niños: “Vamos a decir palabras que empiecen por la letra m” (por ejemplo).  Un niño de cada equipo va diciendo una palabra que empieza por ese sonido. Por cada acierto, el profesor hace una cruz dentro del dibujo del saco de uno u otro equipo. El juego acaba cuando ya no se les ocurren más palabras, ganando el equipo que más cruces tenga en el saco.

Actividad 2: Trabajo sobre fichas.

Duración: 10 minutos. Materiales: fichas con dibujos y fonemas. Colores y lápices.

Desarrollo de la actividad: El niño deberá colorear, tachar, rodear… solamente los dibujos cuyo nombre empiece por el mismo sonido inicial que el dibujo del recuadro; por ejemplo, taza (/t/). Se puede escribir la letra correspondiente al fonema. Realizar fichas similares a la anterior atendiendo al sonido final y medio de la palabra.

Actividad 3: Buscar el sonido diferente.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Proponer a los niños que averigüen si los pares de palabras que van a oír son iguales o diferentes. En caso de que sean diferentes, los niños tendrán que repetir las palabras remarcando los sonidos que sean distintos: “vas-gas”, “dan-van”, “ven-ven”, “gol-col”, “iba-iba”, “mar-mal”.

Actividad 4: Medir palabras.

Duración: 5 minutos.

Desarrollo de la actividad: Explicar a los niños que igual que hay unos lápices más largos que otros, existen palabras cortas y palabras largas. No tenemos metro para medir las palabras, pero podemos utilizar golpes o palmadas. Aclarar que cada vez que se emite un sonido es un golpe. Entonces deberán de separar las palabras con palmadas. Ejemplo: PA-TA-TA.

Actividad 5: El nuevo sonido.

Duración: 8 minutos. Materiales: cd con sonidos.

Desarrollo de la actividad: El logopeda producirá delante de los niños una serie de sonidos, reales u onomatopéyicos o mediante un cd. Por ejemplo: chucuchú, chips, tam tam… A continuación pedirá a los niños que los repitan y en el mismo orden. Les propondrá después un cambio: él volverá a repetir la serie, pero introduciendo además un nuevo sonido, y los niños tendrán que indicar el sonido añadido.

Actividad 6: Reproducir series sonoras con intensidades diferentes.

Duración: 7 minutos. Materiales: tambor.

Desarrollo de la actividad: Recordar primeramente a los niños las diferencias de intensidad (fuerte-débil) de los sonidos. Por ejemplo: el logopeda da un golpe fuerte con el tambor, comenta la intensidad fuerte y los niños responden con una palmada fuerte. Golpea después débilmente el tambor y los niños dan una palmada débil. A continuación, el logopeda hará distintas combinaciones de golpes fuertes y débiles, y los niños reproducirán con palmadas las mismas intensidades de los sonidos que han oído.

5.4. PRAXIAS OROLINGUOFACIALES

Las praxias son movimientos coordinados para realizar una pronunciación correcta. La primera condición que se requiere para lograr una articulación correcta es un control preciso de los órganos que intervienen en la misma, con la adecuada agilidad y coordinación de los movimientos que entran en juego en la realización de cada fonema. De aquí la necesidad generalizada de trabajar la motricidad bucofacial como actividad previa y preparatoria de la enseñanza directa de la articulación.

Estos ejercicios donde trabajamos sensación, fuerza y habilidad, se pueden dividir en:

  • Orales: cielo de la boca, labios
  • Linguales: lengua y tocar los dientes
  • Faciales: cara y mandíbula.

Video “Practicamos las praxias con las hojas de otoño”: https://www.youtube.com/watch?v=APogZxUS0X8

hqdefault

Actividades adaptadas de Orientación Andújar (2014):

Duración: 20 minutos

Actividad 1: Amplitud de la extensión de la lengua.

Desarrollo de la actividad: ¿Os habéis fijado que en nuestra cara hay una casita? ¿Quién sabe dónde está? ¡Claro, es la boca! Y en esta casita hay una señora muy importante que es su dueña: es la lengua. Pero la señora lengua, está cansada y aburrida de estar sola y a oscuras, por eso decide salir de paseo para visitar a otras amigas. ¿Qué os parece, le dejamos? Si, ¿verdad? Pues bien vamos a sacar la lengua lo máximo que podamos, y cada uno, con los movimientos de la señora lengua, saludar a las otras señoras lenguas de sus compañeros.

Actividad 2: Contención de la extensión lingual.

Desarrollo de la actividad: Hoy hace mucho frío y la señora lengua sólo puede asomarse a la ventanita de su casa porque tiene miedo a constiparse. Pero asoma su puntita entre los labios y va a saludar a sus amigas.

Actividad 3: Movimientos de extensión y recogida de la lengua.

Desarrollo de la actividad: ¡Qué día tan bueno hace hoy! La señora lengua ha decidido ir al parque a saltar a la cuerda. Allí se encuentra con muchos niños/as que hacen lo mismo y se pone muy contenta. Que ¿cómo salta a la cuerda? ¡Muy fácil! Sale y entra en  la  boca  con  movimientos rítmicos, sin  abrir  los  labios. Si  queréis podemos acompañarla tocando palmas.

Actividad 4: Movimientos laterales de la lengua.

Desarrollo de la actividad: La señora lengua ha decidido barrer su balcón. Estaba lleno de polvo. Nosotros le ayudamos a hacerlo, así que con la boca entreabierta vamos paseando la lengua de un extremo al otro de los labios varias veces.

Actividad 5: Inmovilización de la lengua sin apoyo.

Desarrollo de la actividad: La señora lengua fue al circo y aprendió muchos equilibrios que ahora quiere practicar. No creéis que son dificiles, pero ella es muy arriesgada. Se abre la boca, la lengua sale lentamente de ella, se estira lo mis que puede, permanece uno momento quieta y regresa a la boca despacio. ¡Bravo, es una artista y lo ha conseguido!

Actividad 6: Equilibrio lingual con soporte superior.

Desarrollo de la actividad: La señora lengua está hoy muy juguetona y quiere tocar la nariz. ¿Lo conseguirá? Pues vamos a intentarlo. Así que todos ponemos nuestra lengua intentando tocar la  nariz; cuando la  alcancen permanecerá  unos instantes quieta, guardando el equilibrio. Después, regresará  a la boca y aplaudiremos muy fuerte su proeza.

Actividad 7: Equilibrio lingual con soporte inferior.

Desarrollo de la actividad: La señora lengua, cuando fue al circo, aprendió muchos ejercicios de equilibrio. Hoy os va a enseñar uno que le gusta mucho: tocar con la lengua la barbilla. Para ello, la lengua sale de su casa, la boca, baja por los labios inferiores hasta tocar la barbilla. Ahora intentarlo vosotros.

Actividad 8: Movimientos linguales semicirculares sobre los dientes superiores.

Desarrollo de la actividad: Los dientes son también amigos de la lengua, por eso la señora lengua los visita y pasa suavemente sobre ellos, como acariciándolos. Veamos, hoy ha ido a ver a los dientes del piso de arriba: –       Buenos días. –       Hola, señora lengua. Pase, pase, vaya pasando. Y la lengua pasa suavemente con su puntita por el borde de las muelas, de los colmillos, de los dientes delanteros, y sigue por los colmillos del otro lado y al fin da con las otras muelas. Luego va y vuelve, varias veces. Una vez que ha salido de casa, tiene que aprovechar la ocasión.

Actividad 9: Movimientos linguales semicirculares sobre los dientes inferiores.

Desarrollo de la actividad: Hoy la señora lengua decide ir a visitar a los dientes del piso de abajo. Primero da pequeños golpecitos sobre las muelas, espera un poco y por fin le abren: –       Buenas tardes.-       Hola, señora lengua, la estibamos esperando.

Y la lengua se pasea por las muelas, los colmillos, los dientes delanteros, y otra vez los colmillos, las muelas, y va y viene, aunque le cuesta un poquito mis caminar por el piso de abajo, pues los dientes se le antoja que son mis cortantes. Pero como son buenos amigos, disfrutan mucho y luego, ya de noche, se despiden.

Actividad 10: Movimientos internos y desplazamientos laterales.

Materiales: caramelos.

Desarrollo de la actividad: ¿Qué os parece?, ¿me estoy comiendo un caramelo? Sí, claro, tengo un bulto en el carrillo, y ahora me lo cambio de lado. ¿Cómo podemos saber si tengo un caramelo? ¡Ah, claro!, abriendo la boca. Bien, ¿y qué? No, no tengo nada. Pero la señora lengua me ha ayudado a engañaros. A ver si sabéis vosotros engañarme también. Al que me engañe mejor haciendo el caramelo, le daré un caramelo de verdad.

Actividad 11: Tensiones y distensiones de los labios.

Desarrollo de la actividad: ¿Sabéis cuáles  son las puertas de la casita dónde vive la lengua? Pues son los labios. Los labios además tienen muy buenos porteros, si ellos no quieren no entra nadie. Veréis, apretamos los labios fuerte, y probamos de meter un dedo a través de ellos: no puede pasar. Ahora dejamos de apretar quedan sueltos: y el dedo pasa tranquilamente.

Actividad 12: Extensiones labiales.

Desarrollo de la actividad: Vamos a jugar con los labios. Estamos muy serios. Nuestros labios están juntos para indicar nuestra seriedad. Pero toca la campanilla, y mientras suena, sonreímos dulcemente. Deja de tocar la campanilla y nos ponemos otra vez muy serios. £Ah!, pero este juego tiene truco: el/la que enseñe los dientes o siga sonriendo cuando cesa la campanilla, queda eliminado/a.

Actividad 13: Implosiones fuertes de los labios.

Desarrollo de la actividad: ¿Quién sabe dar besos? ¿Todos? ¡Muy bien! Vamos a dar besos al aire, ¡a ver quién los da mis fuertes y sonoros!

Actividad 14: Plegamiento y extensión de los labios.

Desarrollo de la actividad: Os voy a contar el cuento de los tres cerditos… Y ahora que ya sabemos qué les pasó a los cerditos, vamos a imitar su hocico, haciendo morritos con nuestros labios. Eso es, se sacan los labios hacia arriba hasta tocar la nariz. ¡Muy bien! ¡Tenemos una clase de cerditos, muy graciosos!

Actividad 15: Masticación de material blando.

Materiales: Chicle.

Desarrollo de la actividad: La boca sirve para comer. Los dientes mascan, la mandíbula se mueve. Así es que para celebrar este acontecimiento, os voy a regalar un chicle a cada uno, y mientras lo mascamos nos miramos unos a otros a ver qué cara ponemos.

Actividad 16: Apertura y cierre bucal.

Desarrollo de la actividad: ¿Sabéis que sólo se mueve una mandíbula al mascar o al hablar, o al abrir y cerrar la boca? Vamos a comprobarlo: colocamos una mano debajo de la nariz y abrimos y cerramos la boca varias veces.

5.5. VOZ Y ELEMENTOS PROSÓDICOS DEL HABLA

Adaptado de Acín, Ariza y Terrén (2006):

  • Intensidad de las palabras.

• Entonación de las oraciones:

– enunciativas;

– interrogativas, y

– exclamativas.

Ritmo y expresión oral. Adaptación a ritmos diferentes:

• Pronunciación separada de las silabas de una palabra.

• Separación de las palabras de una oración.

• Adaptación a ritmos diferentes y seguimientos de un ritmo grupal.

Recitación de poesías e interpretación de canciones populares.

• Presentar previamente el poema: su significado, su relación con la experiencia y la situación didáctica de los alumnos, la intención del autor…

• Transmitir y sentir el poema como una obra bella. Este descubrimiento del poema como algo bello, modelo que invita a recreaciones, es fundamental para que el niño realice con gusto estas actividades y se identifique con la riqueza y sentido del poema.

Material:

Será necesario disponer de grabadoras y cds para poder realizar audiciones de poemas, canciones, pequeñas obras de teatro, etc. También habrá que preparar cds vírgenes, para grabar la voz de los niños.

Desde el punto de vista metodológico será básico tener siempre presente la vertiente lúdica y estética que ha de revestir el entrenamiento de esos aspectos de la pronunciación.

Para el niño ha de ser un placer, una diversión, las actividades-juegos de modulación de la voz: controlar su intensidad y ritmo, variar su entonación, expresar matices con ésta… Placer, tanto en la producción de esa voz modulada como en su recepción, en su escucha.

Un recurso metodológico importante y esencial, con relación a los objetivos de este bloque, es la audición de grabaciones de poemas realizadas por actores o poetas que recitan su propia obra. De esta forma los niños entran en contacto directo con modelos de lenguaje poético y de expresión oral fuertemente impregnados de esos aspectos rítmicos y de entonación.

Se desarrolla también el hábito de escucha activa y la interiorización del lenguaje (el mensaje del poema se recibe, se siente como especialmente dirigido a la persona que lo lee o escucha).

 

El uso del magnetófono para grabar la voz del niño y que él mismo pueda comprobar su grado de modulación, es también otro recurso básico para las actividades de recitación.

Estas actividades serán realizadas colectivamente, no sólo en el sentido de que todos los niños están presentes y uno a uno van actuando delante de los demás, sino que en la mayoría de las ocasiones participarán todos los niños al tiempo (recitando, cantando o midiendo el ritmo de las palabras con palmadas, etc.).

Para lograr el interés del niño, conectar con su experiencia personal y comunicar la singularidad y belleza de cada poema, de forma que la actividad última de esta unidad (recitación de poemas) sea un deleite para el niño, habrá que prestar especial atención a crear un ambiente o clima adecuado en el aula. El entorno físico se preparará de manera que facilite y propicie el que los alumnos sientan y conecten con el mensaje del poema.

La disposición de los niños sentados en círculo, un fondo musical a tono con el poema, la decoración del aula, o algunos elementos gráficos (murales, láminas…) que sugieran o apoyen el mensaje…, son algunos de los medios que puede utilizar el profesor para preparar la ambientación adecuada.

Conviene que los niños estén sentados, de forma que vean al profesor y a los demás compañeros (en círculo o corro).

• Debe buscarse un momento sin grandes ruidos en el exterior del aula.

Duración: 40 minutos.

Actividades:

Actividad 1: El volumen de la radio

Materiales: aparato de radio o transistor.

Desarrollo de la actividad: Comentar con ellos su funcionamiento. Destacar cómo, entre los mandos que posee el aparato, siempre hay una clavija, botón o interruptor que controla el volumen: la voz puede salir muy fuerte o débil (imitar ante la clase las dos intensidades).

Proponerles «el juego de la radio»: el profesor manejará el mando del volumen y los niños hablarán con una intensidad de voz adecuada a las indicaciones del profesor.

Por ejemplo: «Vamos a conectar la radio, están dando las noticias relativas al tiempo y el locutor dice: «Hoy el día amaneció soleado (o nublado, o lluvioso). Vosotros haréis de locutor y daréis las noticias meteorológicas. Preparados, giro el interruptor y comienza a oírse débilmente la voz… (los niños repetirán muy flojo: “Hoy el día amaneció soleado”). Se oye flojo, voy a poner el volumen un poco más alto… (los niños repetirán la frase con el sonido más fuerte), un poco más alto (mayor intensidad todavía). ¡Ah! Me había olvidado que están durmiendo en la habitación de al lado. Voy a bajar la radio. A ver cómo suena ahora (los niños volverán a decir la frase con intensidad más débil), un poco más flojo (frase como un susurro)…»

Repetir varias veces la actividad cambiando el tipo de programa radiofónico y las situaciones que obligan a cambiar el volumen de la voz.

Variantes:

• Elegir un niño que haga de locutor y otro para que maneje el mando del volumen. El niño-locutor contará a toda la clase una noticia (la que quiera: algo que le ha pasado, que oyó en la radio…); según vaya informando, deberá seguir las indicaciones que le da su compañero y adaptar la intensidad de su voz (débil- más fuerte- más fuerte- más flojo…).

• Al principio, y con niños pequeños, se puede empezar diferenciando tres grados de intensidad: flojo, normal y fuerte. Progresivamente se introducirán más matices (susurro, débil, menos débil, normal, fuerte y más fuerte).

No conviene incluir en la actividad el grito (chillido), que además de una intensidad fuerte de voz tiene generalmente otro mensaje o intención.

 

Actividad 2: La voz se adapta a las situaciones

Desarrollo de la actividad: Proponer situaciones que generalmente implican el uso de una determinada intensidad de voz. Los niños deberán decir una misma frase adaptándola, en su intensidad, a la situación.

Por ejemplo: «Hoy es jueves» será la frase. Llamar a un niño. Proponerle: «¿Cómo dirías la frase si estás en clase, todos los niños trabajando y te pregunta un compañero qué día es hoy?” (voz débil).

Continuar así con otros niños:

– «¿Y si estás en el jardín y desde lejos te preguntan?- (voz fuerte).

– «¿Y si te pregunta el profesor en clase, en una puesta en común?» (voz normal).

– -¿Y sí vas a llamar a tu hermano, que está dormido y no le gusta que le despierten de forma brusca?” (voz débil).

– «¿Y si estás en el cine (o en la iglesia) y no puedes molestar a los que están al lado?» (voz débil).

Actividad 3: Una frase-distintas frases

El profesor dirá una frase y comentará la entonación con que se pronuncia en relación con el contexto en que se produce.

Por ejemplo: la frase “Está lloviendo”  se puede pronunciar:

– de forma afirmativa: “Miró por la ventana y dijo: Está lloviendo”;

– de forma interrogativa: “El cielo estaba oscuro y preguntó: ¿Está lloviendo?»;

– de forma exclamativa, alegre: “Estaban jugando en el jardín cuando empezaron a caer gotas del cielo: ¡Está lloviendo!, gritaron los niños»,

– de forma exclamativa, triste, enfadada: ”Esa mañana no podrían ir a la playa: ¡Está lloviendo!, dijo el niño.”

Proponer situaciones similares a estas y pedir, cada vez a un niño, que repita la frase con la entonación adecuada.

Actividad 3: Los tres círculos

Material: tizas.

Desarrollo: Dibujar tres círculos en el suelo de la clase. En cada circulo poner un símbolo o cartel. Por ejemplo: – ?    significa pregunta o duda; – ¡    significa exclamación, y – significa orden-mandato.

Elegir tres niños de la clase, que se situarán cada uno dentro de un círculo. Los compañeros, según señale el profesor, irán diciendo una frase, en tono afirmativo. Los niños colocados en los círculos irán repitiendo las frases, cada uno con la entonación que le corresponde y según indica el cartel.

Actividad 4: Cómo dirías…

Desarrollo de la actividad: Formar cinco parejas de niños. En cada pareja, uno de los niños propondrá una situación, y el otro deberá decir una frase con la entonación adecuada, ante toda la clase.

Por ejemplo:

– Se ha roto un juguete y se lo vas a contar a su mamá.

– No sabes cómo se abre una caja y lo preguntas.

– Ha empezado a soplar el viento, ves que se va a cerrar de golpe la ventana y avisas rápido a un compañero.

– Es tu cumpleaños, te han regalado muchas cosas, y al llegar a clase lo cuentas a tus compañeros…

En cada una de estas situaciones el niño tiene libertad para elaborar la frase, de¬cir más o menos cosas, pero el profesor atenderá especialmente, y corregirá en caso necesario, la entonación.

Actividad 5: Somos actores.

Desarrollo de la actividad: Realizar dramatizaciones en torno a una situación o tema. Diferenciar roles entre los personajes que intervienen: el mandón, el alegre, el triste, el dubitativo-miedoso, el sumiso… Enfatizar las entonaciones de cada participante, que han de ajustarse el papel que representan.

 

Actividad 6: Medir palabras

Materiales: tizas y pizarra.

Desarrollo de la actividad:

• Con palmadas: cada vez que emitimos un sonido damos, al mismo tiempo, una palmada. El profesor pronuncia palabras, separando ligeramente las silabas y asociando cada silaba con una palmada:

• ma-le-ta;

• ga-to;

• ma-ri-po-sa;

• tra-je;

• cam-pa-na;

• mar;

• cam-po;

• ves-ti-do…

A continuación pedirá a los niños que le acompañen. Presenta la palabra y los niños la repiten, separando las sílabas y dando palmadas.

Se puede hacer igual dando golpes sobre la mesa, en el muslo, con el pie sobre el suelo…

-Con rayas en la pizarra: cada sílaba se traza una raya en la pizarra (o una barra vertical):

• som-bre-ro                    • me-lón             • ca-ra-me-lo    • ta-rro

Ir llamando a los niños para que tracen las rayas en la pizarra.

Actividad 7: Palabras iguales

Desarrollo de la actividad: Decir palabras que tengan el mismo numero de sílabas que otra dada. Para contar las silabas y comprobar que tienen igual numero, utilizar el sistema de rayas, o formar parejas de niños: cada niño dirá en alto una palabra, y tendrán que juntar las manos derechas respectivas (a modo de choque) cada vez que pronuncien una sílaba. Así comprobarán si una de las palabras tiene igual o más sílabas que la otra.

Variante: Esta actividad puede realizarse también de forma individual mediante fichas.

Actividad 8: Contar con palmadas las palabras de una oración

Desarrollo de la actividad:  Cada palabra pronunciada se asociará con una palmada:

–              la  mesa  está  puesta

x     x        x       x

Primero dirá el logopeda la oración, después la repetirán los alumnos, dando palmadas con cada palabra. Finalmente contarán las palabras.

Cuando ya estén familiarizados con la actividad, se preguntará niño a niño.

En vez de palmadas se pueden dar también golpes sobre la mesa, sobre el suelo, con el lápiz, etc.

Actividad 9: El juego de las pilas.

Desarrollo de la actividad. “Las pilas del transistor que hemos traído a clase están muy gastadas. Las voces se oyen de una forma distinta, más lenta. Vamos a ver como suena (hacer como que se mueve el interruptor y comenzar a recitar de forma lenta; elegir una poesía o juego popular que los niños ya sepan de memoria).

Ahora seréis vosotros los que habléis por el transistor, voy a ponerlo en marcha, pero recordar que las pilas están muy gastadas (comenzar a recitar con los niños lentamente la misma poesía o juego).

Vamos a cambiar las pilas para que suene más rápidamente. Ahora con pilas nuevas irá bastante rápido (volver a recitar la poesía a un ritmo un poco más rápido que el normal).»

Variante: El tocadiscos no está bien conectado y rueda a más o menos revoluciones de las normales. Pedir a un niño que nos cuente algo hablando muy despacio (como con menos revoluciones) o muy deprisa (como con mas revoluciones de las normales).

POESÍAS Y CANCIONES

Canciones populares

Las canciones populares y el recitado de poemas son actividades idóneas para realizar con toda la clase.

Las canciones populares son un excelente medio para perfeccionar la expresión oral. El cuidado en la entonación y el ritmo son los aspectos básicos desde el punto de vista de la pronunciación, además del enriquecimiento del vocabulario y el desarrollo de la memorización.

El proceso de aprendizaje es siempre más o menos similar:

– El logopeda lee una o dos veces la canción completa, enfatizando la entonación.

– Se comenta brevemente el contenido.

– Se repite la canción por tramos, memorizando cada uno de ellos.

– Terminados todos los tramos, se repite la canción entera nuevamente, cui-dando el ritmo y la armonía del conjunto.

En el aprendizaje de canciones se ejercita también la comprensión del lenguaje gestual y otros muchos aspectos. Los niños deben comprender y realizar las señales que indica el profesor en las canciones: respirar; empezar; seguir y mantener el ritmo; mantener el tono; terminar cuando todos; cuidar la dicción y articulación, etc.

Poesías

Para el aprendizaje de poesías se sigue un proceso similar al expuesto para la memorización de canciones populares:

– El logopeda lee una o dos veces el poema entero.

– Explicación y comentario sobre el contenido o lo que quiere expresar el poeta. Hay que asegurarse de que todos los alumnos conocen el significado de las palabras incluidas en el poema. Esta actividad contribuye en gran medida al enriquecimiento y perfeccionamiento del vocabulario,

– Memorización por tramos de la poesía, repitiendo los dos primeros versos, los dos siguientes, y así sucesivamente hasta el final.

– Recitar el poema entero, cuidando muy especialmente la dicción, la entonación y la expresividad.

En este proceso el profesor puede motivar a los niños y facilitar la tarea de memorizar asociando gestos. Para ayudar a comprender el sentido del poema puede recurrirse a la dramatización o el dibujo, en el que el niño trata de expresar sus propias vivencias relativas al poema.

5.6. ARTICULACIÓN

Video “Aprende las vocales con Barrio Sesamo” https://www.youtube.com/watch?v=Z7eNhdngYn

1257341679066

Adapatado de Acín, Ariza y Terrén (2006)

El tiempo dedicado a los ejercicios  deberá ser breve. Las actividades han de presentarse a modo de juego, revestidas de un carácter lúdico, y sobre todo asociadas a los aspectos comprensivos y expresivos del lenguaje. El recurso metodológico básico, la técnica de aprendizaje que ha de emplearse fundamentalmente para desarrollar la capacidad articulatoria, es la imitación.  Dado que la imitación del logopeda es el medio esencial para alcanzar el aprendizaje, será necesario disponer a los niños de forma que puedan observar con claridad al profesor. En corro suele ser la mejor disposición, especialmente en las primeras ocasiones en que se realiza una determinada actividad y hasta que los niños se familiaricen con ella.

Es importante llamar la atención de los niños sobre la posición de los órganos fonatorios al pronunciar cada fonema (que observen al profesor, imiten la colocación y éste corrija, si es necesario).

En función de la edad de los niños y de su familiarización con la actividad, se exigirá grados diferentes en la ejecución de los ejercicios.

Duración: 15 minutos.

Actividad 1: IMITACIÓN DE SONIDOS

Proponer a los niños un juego de imitación. Han de reproducir sonidos familiares: “¿Cómo hace…?” ¿Cómo suena…?” Se trata de emitir sonidos onomatopéyicos, que son preparatorios o reforzadores para la articulación de determinados fonemas.

Por ejemplo:

o             la lluvia (clic, clic, clic…)

o             el viento (sssss…)

o             el mar, las olas (boom, boom…)

o             despertador (ring…)

o             bomberos (nino-ni-no-nino…)

o             moto (rum, rum…)

o             tren (chaca, chaca…

o             campanilla (ti-lim-ti-lim…)

o             silbato (pi-pi-pi…)

o             cohete (chssss…)

o             sonidos de animales: vaca, oveja, gallo…

actividad 2: CORRECTA PRONUNCIACIÓN DE FONEMAS

Material: velas.

  1. Al mismo tiempo que se ejercita la movilidad de las mandíbulas y se colocan los labios en diferentes posiciones, pedir a los niños que emitan el sonido A, el sonido O o el sonido U.
  2. Emitir de forma rápida los sonidos A-O-U, modificando rápidamente la articulación.
  3. Pasar rápidamente de la articulación de la A a la E y a la I, pronunciando esas vocales.
  4. Emitir sonidos vocálicos combinados; AU-AO, AE-AI, OE-OI y UE-UI.
  5. Al mismo tiempo que se espira (se suelta el aire por la boca), articular los fonemas P, M, y B frente a una vela.
  6. A la vez que se sopla lentamente frente a una vela, articular los sonidos F y V.
  7. Articular rápida y repetidamente el fonema T (tt-tt-tt).
  8. Articular los fonemas K y G aislados y asociados a vocales.
  9. Articular los fonemas C y  D aislados y asociados a vocales.
  10. Articular el fonema L aislado y asociado a vocales.
  11. Articular los fonemas S y  CH aislados y asociados a vocales.
  12. Articular los fonemas N y  LL aislados y asociados a vocales.
  13. Articular el fonema J aislado y asociado a vocales.
  14. Articular los fonemas R y  RR aislados y asociados a vocales.
  15. Articular los fonemas Y y  Ñ aislados y asociados a vocales.
  16. Articular el fonema X aislado y asociado a vocales.
5.7. JUEGOS DE EXPRESIÓN Y COMPRENSIÓN

Expresión:

Actividad 1: Actividades con apoyo de la mímica.

Duración: 15 minutos

Desarrollo de la actividad: En el caso de los verbos y algunos adjetivos o adverbios, se pueden mimar las acciones, acompañando cada palabra del gesto correspondiente (subir-bajar; entrar-salir; llenar-vaciar; rápido-lento; alegre-triste…).  Un juego atractivo para los niños consiste en formar parejas, y un miembro de cada pareja realizará un gesto o acción. El compañero que está enfrente tiene que decir lo que ha hecho y realizar y nombrar la acción contraria.

Actividad 2:

Duración: 30 minutos.

«Tiempo para hablar»

Los niños relatan de forma espontánea las cosas que les suceden o en las que han participado.

«Puesta en común» al terminar la clase

Al igual que los primeros momentos después de la llegada al colegio se prestan a comentar con los niños cómo se encuentran y si les ha sucedido algo o tienen alguna novedad que contar, los últimos minutos del día pueden dedicarse a revisar entre todos lo que se ha hecho en el día y qué acontecimientos han sucedido. Este momento puede aprovecharse para reforzar aspectos relativos a la narración oral.

Cada día, tres o cuatro niños contarán a los demás compañeros cuál ha sido su actividad a lo largo de la jornada. Conviene ayudarles con preguntas para que no se queden siempre en las mismas frases rutinarias: «Leí un cuento», «jugué con mis amigos». Hacerles precisar qué cuento ha sido, con quién han jugado, dónde, a qué juego…; si hizo un dibujo, preguntarle sobre lo que ha dibujado, si lo coloreó, con qué colores, etcétera. De esta forma los niños se van acostumbrando a ir incluyendo, de modo espontáneo, más datos en sus narraciones.

Actividad 3: Diálogos para una dramatización.

Materiales: disfraces, salón de actos, micrófonos, altavoces…

Duración: 45 minutos

Las dramatizaciones son también un buen medio para estimular la creación de diálogos. Permiten además la participación de todo el grupo: unos preparan el desarrollo de la acción con los diálogos pertinentes; otros serán los actores que realizarán la representación, pudiendo introducir variantes en los diálogos siempre que no alteren su sentido; y los demás ayudarán en la preparación de los elementos materiales necesarios: trajes, escenarios, etcétera.

El diálogo de la dramatización también puede ser una tarea de creación colectiva de todo el grupo. De cualquier forma, lo importante es trabajarlo desde el punto de vista lingüístico y dejarlo establecido antes de la dramatización propiamente dicha.

Ejemplos de dramatizaciones:

– Un niño se pierde en la calle. Van apareciendo distintos personajes a los que el niño tiene que pedir ayuda: otros niños, una señora, un guardia urbano, él entra en una tienda, etc.

– Una niña quiere convencer a otra para que juegue con ella a las mamás. Luego tienen que ponerse de acuerdo para ver quién hace de mamá y quién de hija. Juegan.

– Un niño quiere que otro le cambie una canica por un lápiz; tienen que preguntarse por qué quieren cambiar una cosa por la otra, para qué lo quieren, qué van a hacer con lo que consigan, etc.

– Conversaciones entre animales; cada niño representa el papel de un animal, por ejemplo: un perro, un gato, un ratón, etc. El logopeda les da el guión: un gato persigue a un ratón, pero se encuentra con el perro, que le ladra; el ratón se escapa; el perro y el gato se quedan discutiendo, etc.

– Dramatización de conversaciones que se producen en una tienda, etc.

Comprensión:

Actividad 1: El cesto de las sorpresas.

Materiales: objetos.

Duración: 15 minutos.

Prepararemos y meteremos en un cesto objetos (ya sean reales o reproducción-juguete-miniatura), todos ellos relacionados con el tema cuyo vocabulario se vaya a trabajar.

Por ejemplo;

  • Cosas que utilizamos para el aseo personal (jabón, colonia, peine, pasta de dientes, cepillo de dientes, polvos de talco).

• Frutos secos y legumbres (almendras, avellanas, nueces, cacahuetes, judías, garbanzos, lentejas…).

• Animales domésticos (pequeños juguetes de plástico: gallina, gato, perro, vaca, cerdo, burro…).

El logopeda ira mostrando uno a uno los objetos, diciendo el nombre, y se establecerá una conversación sobre ellos, en la que los niños, espontáneamente, compongan frases con esos nombres.

 

Actividad 2: Juegos de asociaciones o «lotos»

Material: Lotos.

Duración: 15 minutos.

Con los cartones o tarjetas de los juegos de asociaciones o “lotos” se pueden realizar diversos juegos:

  • Colocados los niños en corro, y después que se ha trabajado inicialmente todos juntos el vocabulario del tenia, situar el montón de cartones o dibujos en el centro. Llamar uno a uno a los niños. El logopeda dirá un nombre y el niño tendrá que buscar el dibujo correspondiente, enseñarlo a los demás y volver a dejarlo.

• Colocados, también en corro, repartir entre los niños los cartones o dibujos, a modo de una baraja y de forma que cada uno tenga tres. El logopeda irá diciendo un nombre cada vez, y el niño que tenga el dibujo correspondiente lo dejara en el centro; gana el niño que primero se queda sin cartones.

Actividad 3: Conversación colectiva a partir de un tema.

Duración: 10 minutos.

Iniciar una conversación libre sobre el tema relativo al vocabulario programado. A partir de la expresión espontánea del niño, y mediante preguntas muy precisas del logopeda, llegar a la adquisición y comprensión del vocabulario cada vez más preciso y ajustado.

Actividad 4: Representación mímica de acciones.

Duración: 15 minutos.

La adquisición del vocabulario relativo a acciones (y también de profesiones u oficios) se facilita mediante la asociación del nombre de la acción y su ejecución o su representación a través de la mímica.

El logopeda dice nombres de acciones, y un niño designado, realizará la acción o la representación mediante gestos.

Lenguaje y acción aparecen así unidos, para pasar después a asociar la designación de una acción y su representación gráfica; así, por ejemplo, la acción de «volar» se puede mostrar unida a dibujos de un helicóptero, un águila, una cometa volando: «el avión vuela», «el helicóptero vuela», «el águila vuela», «la cometa vuela», etc.

Actividad 5: Dramatización.

Materiales: disfraces, micrófono, salón de actos, altavoces…

Duración: 45 minutos.

Para la adquisición de determinado vocabulario de acciones se puede utilizar el recurso de la dramatización; por ejemplo, en el caso de los sonidos producidos por los animales.

Una vez que los niños conocen y discriminan los sonidos (y sus onomatopeyas) que emiten los animales más conocidos (domésticos o no), el logopeda propone representar la vida en una granja. Entre todos decidirán el reparto de los personajes y las acciones que van a representar. La única condición es que cada animal tiene su propia forma de “hablar”, que hay que respetar. Se introducen así los verbos específicos: “los perros ladran», «los gatos maúllan», “las gallinas cacarean”…

A lo largo de la escenificación el logopeda utilizará repetidamente estos verbos: “se oía mugir…”; “entraron graznando…”; “mientras piaban, iban andando…”; “rebuznaba levantando la cabeza…”, etc.

Cada niño deberá intervenir cuando oiga el verbo correspondiente a su animal.

Actividad 6: Comprensión de la entonación.

Duración: 10 minutos.

Explicar a los niños que con las mismas palabras podemos expresar situaciones muy diferentes, y para ello las pronunciamos de una forma distinta.

Poner ejemplos y dramatizarlos:

– “Pan. Es pan” (afirmación),

– ¿Pan? ¿Es pan? ¿Quieres pan? (pre¬gunta),

– ¡Pan!  ¡Es  pan!  ¡Qué sorpresa, es pan! (asombro).

– ¡Pan! ¡Quiero pan!  ¡Tráeme pan! (orden o petición).

– «Cae agua» (afirmación). «¿Cae agua?» (pregunta). «¡Cae agua!» (exclamación).

– “Viene mañana- (afirmación). “¡Viene mañana!» (exclamación).

¿Viene mañana?» (pregunta). «¡Ven mañana!» (orden o petición).

– «Trae un juguete- (afirmación). «¿Trae un juguete?» (pregunta). «¡Trae un juguete!» (asombro). ¡Trae un juguete!» (orden o petición),

 

Después de dramatizarlas, comentar diversas situaciones en que se pronunciaría cada frase. Cuando ya están familiarizados con las entonaciones, el profesor pronunciara una frase, con una entonación muy marcada, y pre-sentará dos situaciones para que los niños elijan la adecuada según la entonación.

Por ejemplo:

– La mamá dice: ¿se ha roto el jarrón?

– cuando esta recogiendo los trozos del jarrón.

– cuando   entra   rápidamente   des¬pués de oír un ruido.

– El niño dice: ¡Pasteles!

-cuando en una fiesta entra la mamá con una bandeja de paste¬les;

– cuando quiere saber si van a traer pasteles para el postre.

Variantes:

• El logopeda pronuncia una frase. Los niños responderán con un gesto dife-rente según la entonación sea de sorpresa, pregunta, afirmación o mandato:

– Sorpresa = levantar los brazos en alto, a modo de señal de alegría.

– Mandato = levantar la mano y se¬ñalar con el Índice.

– Pregunta = mover la cabeza hacia los lados levantando las cejas.

-Afirmación = mover la cabeza hacia adelante, en señal de afirmación.

 

• Señalar tres lugares diferentes en la clase. En cada uno poner un cartel que represente:

– la entonación exclamativa [ ¡ ]

– la entonación interrogativa [ ¿ ]

– la entonación exhortativa [ ].

Poner un ejemplo de frase que corresponda a cada entonación.

El logopeda irá diciendo el nombre de un niño y a continuación pronunciará una frase. El niño tendrá que situarse al lado del cartel que corresponda al tono de la frase.

Actividad 7: Adivinanzas.

Duración: 10 minutos.

El logopeda dice en alto la adivinanza o el acertijo y los niños han de descubrir el objeto o ser al que hace referencia.

Variantes:

• En vez de responder en alto, cada niño dibujará en un papel la solución de la adivinanza.

• Formar los equipos. Por turnos, deberán averiguar acertijos o adivinanzas. Gana el equipo que dé más respuestas concretas.

• Pedir a un solo niño que diga la respuesta o la adivinanza y que explique a continuación cómo la ha averiguado y el significado de cada frase.

 

Actividad 8: Comprensión de pequeños relatos o narraciones.

Duración: 10 minutos.

Una actividad del agrado de los niños y con la que están muy familiarizados es oír cuentos. Las narraciones o pequeños relatos que el profesor cuenta en clase pueden ser aprovechados para una profundización y ampliación del lenguaje, tanto en los aspectos relativos al enriquecimiento del vocabulario como al aumento y mayor complejidad de la organización morfosintáctica. La destreza de escuchar relatos comprensivamente engloba varios aspectos:

-la comprensión del vocabulario o denominaciones empleadas;

– una adecuada estructuración temporal, con una correcta secuenciación de las acciones;

– una sensibilización a las normas gramaticales y estructuras morfosintácticas, y

–  una memoria verbal, que permite conservar los elementos del relato y sus conexiones.

El logopeda lee el cuento, mostrará al mismo tiempo las ilustraciones, reforzando así el mensaje oral y practicando la lectura de imágenes y símbolos gráficos.

Después de contar o leer a los niños un breve relato, el profesor puede iniciar un diálogo con toda la clase para comprobar la comprensión de lo que han oído y el análisis correcto del relato por parte de los alumnos.

Las preguntas estarán relacionadas en cada caso con el tipo de narración y su contenido. Pero básicamente serán similares a éstas:

— «¿Quiénes intervienen? ¿Quién es el principal personaje? ¿Cómo son?»

— «¿Qué hacen? ¿Qué ocurre en la historia? ¿Cuándo fue? ¿Dónde tuvo lu-gar? ¿Por qué sucedió?»

— «¿Que ocurrió primero?, ¿y a continuación?, ¿y después?, ¿y por último? ¿Cuál es el final?»

Variantes:

• Después de oír el relato, los niños escenificarán y dramatizarán el mismo. Uno de los niños hará de narrador y elegirá a los que han de intervenir representando a los personajes.

Observación:

Conviene tener muy presente, a la hora de la narración oral, que además de los aspectos comprensivos del lenguaje presentes en todo cuento, el logopeda está proporcionando modelos fonéticos correctos y que es uno de los medios idóneos para enfatizar la entonación y mostrar a los niños la importancia de modular la voz según el mensaje que se quiera transmitir.

6. BIBLIOGRAFÍA Y MATERIALES UTILIZADOS

  1. Acín,M., Ariza,A. y Terrén,C. (2006). Programa de estimulación del lenguaje. Recuperado el 17 de marzo de 2014 de http://craaltaribagorza.educa.aragon.es/programa-de-estimulacion-del
  2. García, M. (2013). Discriminación auditiva. Recuperado el 8 de mayo de 2014 de http://blogdemacaal.blogspot.com.es/p/discriminacion-auditiva.html
  3. Gumuzio, E. (1996). Estimulación del lenguaje oral en educación infantil. Departamento de educación, universidades e investigación. Gobierno vasco.
  4. Jiménez, J. (2014). Intervención logopédica en atención temprana (documento inédito). Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación. Universidad de Granada.
  5. Orientación Andújar (2014). Recuperado el 29 de mayo de 2014 de www.orientacionandujar.es/.
  6. Rodríguez, A. (2008). Programa de estimulación del lenguaje oral/logopedia. Recuperado el 28 de mayo de 2014 de http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_10/ALEJANDRA_RODRIGUEZ_1.pdf.

Recursos utilizados:

–      Recursos humanos:

  • Logopeda que diseña, apoya y asesora en la ejecución de las actividades de estimulación del lenguaje y forme a los voluntarios y prácticos en las actividades propias de cada nivel.
  • Los profesores y tutores de educación infantil.
  • Los niños participantes en las distintas actividades.

–      Recursos materiales:

  • Material específico para cada actividad.
  • Juegos
  • Ordenadores con conexión a internet.
  • Proyector y pizarra digital.
  • IPad o Tablet.
  • Bibliografía.
  • Páginas Web y manuales de programas en internet (pulsar sobre recursos de atención temprana).
  • Cronograma.
  • Fichas de actividades.
  • Registros.

7. CONCLUSIONES SOBRE EL PROGRAMA

Es muy importante adoptar medidas coordinadas de intervención logopédica con los distintos profesionales del centro.  Va a tener un papel decisivo para que la escuela inclusiva ayude a los alumnos a poseer un lenguaje suficiente para comunicarse, aprender, pensar y sentirse miembros activos de la comunidad.

Se utilizarán métodos y técnicas variadas según las materias y características de los alumnos, individualizados y personalizados; utilizando para todo ello materiales atractivos y variados. Es muy importante elevar la autonomía y autoestima personal del alumno con actividades adaptadas al nivel de educación infantil.

La intervención logopédica va a ser crucial en la etapa infantil, ya que es la etapa “critica” del desarrollo del lenguaje. La intervención, tuvo como finalidad desarrollar unos procesos de enseñanza y aprendizaje que incluían:

  • Expresar sentimientos, deseos e ideas mediante el lenguaje oral, ajustándose a los contextos lingüísticos y situaciones habituales y cotidianas de comunicación y a los diferentes interlocutores.
  • Comprender las intenciones y mensajes que le expresan otros niños y adultos, en diferentes contextos lingüísticos, siendo el lenguaje oral el medio de relación con los demás.
  • Potenciar y motivar la práctica lectora de manera sistemática con el desarrollo de programas de animación a la lectura.
  • Utilizar constantemente un lenguaje claro, evitando los diminutivos y el lenguaje infantilizado.
  • Respetar el ritmo personal del niño cuando se expresa. No interrumpirle cuando cuenta algo. No anticipar su respuesta aunque tarde en darla.
  • Habituar al niño a que sepa escuchar y que el también sea escuchado.
  • Acostumbrar al niño a que mire a los ojos a la persona que habla, acudir cuando se le llama, atender a lo que se dice, que sepa escuchar hasta el final.
  • Mejorar habilidades sociales: para escuchar, iniciar conversación o mantenerla; para participar o dar; para expresar sentimientos, comprenderlos; (formular una queja o responder a una queja); para planificar, tomar decisiones, etc.
  • Utilizar la motivación a través de la realización de actividades que partan del centro de interés de cada alumno reforzar la autoestima, reforzando los avances realizados por los alumnos y animándoles a continuarlos.

Se realizará una labor preventiva para evitar los pequeños trastornos del habla, de origen funcional, para trabajar el lenguaje oral con alumnos con necesidades educativas que presentaban déficits en esta área y en la adquisición del lenguaje en educación infantil.  Así, se propone un programa orientado hacia la adquisición de habilidades lingüísticas y conceptuales, trabajando la motivación y la interacción con otros niños, mediante el juego. Es una actividad que favorece el desarrollo del lenguaje, es decir, el lenguaje y el juego “van siempre unidos”, ya que los niños mientras juegan hablan constantemente.  Y se trabajarán las siguientes pautas:

  • Enriquecimiento progresivo y utilización adecuada del vocabulario, trabajando conceptos mediante láminas de imágenes.
  • Correcta pronunciación de algunos fonemas mal utilizados. Debido al bilingüismo o la presencia de dislalias (en edades más mayores).
  • Discriminación auditiva.
  • Reconocimiento de vocales y fonemas.
  • Inicio en el conocimiento de las formas socialmente utilizadas para iniciar, mantener y terminar una conversación. En educación infantil, inicio en la utilización de formas socialmente establecidas para saludar y despedirse.
  • Comprensión de las intenciones comunicativas en distintas situaciones.
  • Construcción y utilización de frases de distintos tipos y de las variaciones morfológicas
  • Expresión ordenada de acciones y hechos observados en la vida cotidiana o en textos.
  • Comprensión y reproducción de cuentos, trabalenguas…
  • Invención de textos orales.
  • Tener una adecuada motricidad fina.
  • Tener una organización espacial y temporal.
  • Estimular los músculos fonatorios y coordinar los movimientos para la articulación, mediante praxias bucofonatorias.

Principalmente se trató de que los alumnos continúen adquiriendo de la forma más adecuada el lenguaje en todas sus dimensiones, forma, contenido y uso. Siendo conscientes de la importancia que su correcta adquisición tiene para el desarrollo personal.

8. REFLEXIONES PERSONALES

La figura del logopeda  en colegios  y a nivel de atención temprana son primordiales a medida de prevención y estimulación del lenguaje, ya que los niños cada vez tienen más déficits de lenguaje y  estos pueden derivar en un futuro en trastornos del lenguaje afectando a su rendimiento escolar.

Los profesionales que también trabajan los problemas de la comunicación y el lenguaje en nuestras escuelas, necesitan la colaboración del logopeda en un equipo multidisciplinar para atender todas las necesidades de la población escolar.

Pienso que el logopeda ha de estar presente en el ámbito escolar y debe ser, también, uno de los profesionales que entren en la escuela como especialistas. Pequeños caminos se abren, pero resulta difícil lograr que nos incorporemos a la escuela pública y podamos ejercer nuestra profesión en este ámbito. Hay una serie de motivos que hacen indispensable la incorporación de un logopeda:

  • Hay alumnos de diferentes nacionalidades que no dominan la lengua española.
  • Existen muchos niños con retrasos importantes del lenguaje que no son diagnosticados.

Fomentando el modelo inclusivo, el logopeda también está preparado para actuar en el ámbito educativo, tanto privado como público, fortaleciendo los enlaces comunicativos de los niños, asesorando a los maestros para poder trabajar dentro del aula y proporcionando estrategias que favorezcan la adquisición de los aprendizajes y el intercambio social.

Pero lo más importante en todo esto , va a ser el asesoramiento que ofrecerá como profesional clínico del lenguaje a los familiares del niño, ofreciendo pautas y consejos, aparte de ejercicios para realizar con su hijo. Debe de crearles una “atmosfera” de confianza y acercamiento y sobre todo dejar que su hijo consiga sus logros sin presion y con refuerzos positivos.

Acordaos, de vuestra dignidad, que no es pequeña,  y a la vez de vuestra responsabilidad, que es muy grande: en vuestras manos está el futuro de individuos, familias y pueblos (Isidro Almazán).

Para abrir una cerradura no basta tener la llave correspondiente; es necesario aplicarla de una manera determinada. El método es la manera de aplicar la llave para abrir la puerta (Rufino Blanco).

Anuncios

»

  1. Estimada Rosa Elena, espero que en esta asignatura hayas aprendido mucho como se puede notar en tu página web y en tu memoria o programa de estimulación del lenguaje oral

    Toda la vida estamos aprendiendo y formándonos pero cuando termines la titulación será un gran paso para ti, espero que te sirva para hacer realidad tu vocación. Cordial saludo, Jorge Jiménez.

    • Muchas gracias, estas asignatura me ha aportado conocimientos que he podido aplicar en mis prácticas en el colegio con educación infantil.

      Espero poder seguir una formación continua en logopedia y que en un futuro pueda sentirme orgullosa de la labor que desarrolle, sea en el ámbito que sea.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s